domingo, 20 de octubre de 2013

Capítulo 33 | Another World


     Gemma nos miró divertida mientras salíamos del pub de la mano. Me guiñó un ojo y levantó un pulgar. Matty dibujó una media sonrisa y le dio unos golpecitos a Harry en la espalda. El ambiente estaba muy caldeado y agradecí el contacto del aire frío.
     Nada más podría romperme.
     Nada más.
     Las calles de Holmes Chapel estaban bañadas en luces de colores, gritos y risas. Mis tacones resonaban en el suelo y se unían al alboroto del pueblo, creando un eco que se expandía por toda la manzana. Harry caminaba a mi lado, con la cabeza gacha, el cuello de su abrigo negro levantado y una sonrisa en el rostro. Mi vida había cambiado y aquella noche iba a ser la gota que iba a colmar el vaso —en el buen sentido de la expresión—. Las piernas me temblaban, y no precisamente por el frío, y el corazón me palpitaba con fuerza. 
     Las calles estaban vacías. No había coches. No había gente. No había nada. Solo dos enamorados con respiraciones espesas al borde de consolidar su relación. Dos enamorados a punto de entregarse el uno al otro como muestra de amor y confianza.


     La casa de Harry se alzaba ante nuestros ojos. No tuve tiempo para pensar más. Harry abrió la puerta de la entrada y me miró serio. No podía seguir esperando, simplemente le agarré del abrigo y le acerqué a mí. Los tacones estaban a mi favor y mi poca altura quedaba disimulada, ayudándome a quedar ligeramente por debajo de él, que me rodeaba las caderas con las manos, traspasándome todo su calor, su electricidad.
     Me empujó contra la puerta, besándome con insistencia. Me deslizó el abrigo por los brazos y se deshizo de él con una facilidad sorprendente, sin dejar de besarme. Apenas teníamos tiempo para respirar; compartíamos el mismo aire. Compartíamos la misma esencia. El todo era mayor que la parte, y Harry y yo éramos partes separadas, individuales, atados a la otra persona por unos lazos increíblemente sólidos. Aquella noche dejaríamos de ser partes por separado y nos convertiríamos en el todo, los dos, juntos.
     Deslizó sus dedos por mis hombros, trazando sensuales y provocativas caricias sobre mi piel. Tenía las manos frías y suaves. Cada uno de sus roces era una sacudida que mi corazón tenía que sufrir. Me temblaban las piernas y el estómago se me contraía solo por el placer que aquel intenso contacto me provocaba. Me deshice de su abrigo, deslizándoselo por los brazos y lanzándolo sobre el sofá. No me preocupaba si Anne entraba en casa y veía nuestra ropa tirada por el camino, y por la manera que Harry me besaba, a él tampoco parecía importarle lo más mínimo.
     Me aferré a sus brazos y él se coló por mi cuello, repartiendo besos, caricias y nítidos lametones sobre mi piel. Jadeé e introduje las manos en sus rizos, palpando su textura y aproximándole a mí.      Después me separé de él.
     Tenía el pelo revuelto, los labios hinchados, las mejillas sonrosadas y los ojos brillantes.
     — A la cama— susurré.


     Antes de tirar a Harry sobre el colchón, él mismo se encargó de recogerse el pelo en una coleta de lo más cómoda y tierna. Me incliné sobre él de manera divertida y apoyé mis rodillas a ambos lados de sus caderas. Me deshice de su chaqueta y deslicé mis dedos por los botones de su camisa.
     Uno, dos, tres, cuatro y cinco.
     Su vientre desnudo quedó al descubierto bajo la luz de la luna, dibujando extrañas sombras en los huecos entre sus abdominales. Encendí la luz de lamparita de la mesilla de noche, que iluminó el dormitorio con una tenue luz anaranjada. Él no tenía problemas en que le viera bajo aquella luz artificial y yo tampoco debía. Era mi cuerpo y era Harry. No tenía que acomplejarme. Le miré a los ojos y sonreí divertida. 
     — ¿Te he dicho alguna vez…— le besé en los labios delicadamente—, lo increíblemente guapo que estás con el pelo recogido? 
     — No— gimió—, nunca.
     — Pues ya lo sabes— susurré.
     Deslicé las manos por su vientre hasta llegar a la uve de su cintura para desabrochar el botón de sus pantalones sin vacilación alguna, a pesar de que las manos me temblaban violentamente.
     — ¿Estás segura de esto, Em?— preguntó serio, aunque su voz tenía un matiz excitado que no podía ocultar—. Yo...
     — Jamás he estado más segura— susurré.
     Y le deslicé los pantalones por las piernas, dejando al descubierto unos calzoncillos de Armani negros al borde de una explosión, lo que provocó que se me contrajera el estómago. Lo miré embobada. ¿Cómo era capaz de esconder tal cosa dentro de un poco de tela?
     Era fascinante.
     Harry se incorporó y comenzó a desabrochar la cremallera de mi vestido.
     Su contacto era como fuego que me quemaba la piel al tiempo que una agradable ola de calor se extendía bulliciosamente por mi cuerpo. En apenas segundos me vi con un conjunto de encaje de ropa interior. Suspiré aliviada al comprobar que era uno de los más provocativos que había llevado.
     Harry tragó saliva y se alborotó los rizos, para después colocárselos con la mano. Comencé a besarle el vientre. Un beso por cada tatuaje. Desde el de 17black hasta la G de su hombro derecho, sus dos gorriones y la mariposa de su pecho. Hice fuerza con las piernas y me incliné sobre su brazo izquierdo, saboreando la esencia de todos y cada unos aquellos dibujos tatuados con tinta sobre su piel con un mensaje oculto que posiblemente jamás contara a nadie.
     Moviéndome desde su torso, hacia su brazo, bajando hacia su uve, subiendo por su costado y descendiendo de nuevo por su brazo.
     Un gemido por cada beso. Se revolvió nervioso.
     — ¿No te gusta?— pregunté contra su piel.
     Con una fuerza brutal consiguió tumbarme sobre el colchón, clavando su fuerte erección contra mi vientre, contrayéndome todos los músculos del cuerpo.
     Mis sentidos se activaron de inmediato.
     — Probemos contigo— susurró mientras me agarraba de los tobillos y tiraba de ellos con fuerza, arrastrándome sobre las sábanas hacia él. Me abrió las piernas y comenzó a pasear su rasposa barbilla por la piel de mis pantorrillas, repartiendo besos a su paso.
     Cerré los ojos contra mi voluntad cuando comenzó a deambular sin destino fijo sus manos por mis ingles, masajeando con firmeza mientras apartaba la tela de mis braguitas. Me acarició con soltura y me arqueé sobre el colchón. Me incorporé involuntariamente y volví a lanzarme contra su boca.
     — Pensé que te gustaba— dijo riendo.
     — Calla— le ordené.
     Me volvió a tumbar con delicadeza.
     Con cuidado.
     Como si fuera lo más preciado del mundo y tuviera miedo de romperme.
     Con una mano agarró uno de los bordes de mi ropa interior y con la otra mano sujetó el otro, y comenzó a deshacerse de mis braguitas, deslizándolas por mis muslos. Me estremecí al mostrar una parte tan íntima a alguien que no fuera Víctor o Dani—y a las chicas que me hacían la depilación láser—. «Tonta. Harry no es como ellos. Disfrútalo, nena. Te lo mereces» me dijo mi voz interior.      Sonrió y garbeó con sus dedos.
     — Dios, nena. Me encantas— sonrió, mostrando sus hoyuelos.
     Bajó su cabeza y la introdujo entre mis piernas, adorando con sus labios cada centímetro de piel que recorría mientras me acariciaba.
     Jadeé e intenté incorporarme para acariciarle, aunque él me lo impidió. Puso sus manos en el interior de mis muslos, obligándome a abrirme lo suficiente para él. Inspiré aguadamente cuando él hundió su lengua, suave y caliente, dentro de mí. Todo mi cuerpo se electrizó y no pude evitar agarrarle de los rizos.
     Mis caderas se alzaron, la respiración se me agitó y de mis cuerdas vocales surgieron suplicas ininteligibles que él ignoró. Un grito de éxtasis fue expulsado de mi garganta y me llevé un puño a la boca, intentando no hacer tanto ruido, hasta que recordé que estábamos solos. Apartó los labios con una última succión y ascendió por mi estómago.
     Me removí inquieta. Sus caricias eran sensuales y algo más que no podía reconocer en aquel instante, perdida como estaba entre las brumas del deseo.
     Comenzó a ascender con sus manos hacia mis pechos, levantándome del colchón, para deshacerse de mi sujetador. Escondí mi rostro en la curva de su hombro y se lo comencé a besar con los ojos cerrados, mientras él se agitaba nervioso. Olía tan a Harry que me dolía el pecho.
     Cuando se deshizo de aquella prenda de encaje, la tiró a un lado y sonrió al verme total y completamente desnudo. Se inclinó sobre mis pechos; los acarició sensualmente durante unos largos minutos. Cuando mis piernas fueron incapaces de soportar el peso de mi cuerpo, le di la vuelta y me tumbé sobre él, dejándome caer sobre su entrepierna.
     Escurrí mis manos por las gomas de sus boxers, acariciando cada pedazo de piel que mis dedos me permitieron. Estaba fría como el hielo, suave como la seda y anhelante de deseo.
Acaricié el fino hilo de vello que comenzaba en el ombligo y descendía hacia su entrepierna. Suave y fino. Harry gimió. Tocarle era lo más parecido a tocar el cielo.
     Se tumbó sobre mí de nuevo. Me arqueé.
     — O tú o yo— gemí con una sonrisa—. No me voy a pasar toda la noche cambiando de posición.
     — Hoy me toca a mí— sonrió contra mis labios.
     «La vida es una realidad, las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad». Aquello fue lo que recitó Madison el día que se entrometió en mi vida allá por febrero de 2013, cuando conocí a los chicos. Yo quería conseguir la verdadera felicidad y solo podría hacerlo si me entregaba a él. Estaba dispuesta a hacerlo.
     Estaba dispuesta a pertenecerle en todos los sentidos de la palabra. A aquel chico de ojos verdes y pelo rizado podría encomendarle hasta mi vida. Le quería a mi lado, conmigo. Siempre. Aquella cercanía no era suficiente; quería que estuviéramos uno dentro del otro. Disfrutar de ese contacto carnal.
     — Preservativos— conseguí decir entre gemido y gemido, interrumpiendo mis más profundos y sensibles pensamientos.
     — ¿No tomas pastillas?— preguntó y negué con la cabeza. «Mierda, ¿por qué dejaste de tomarlas? Tonta, que eres tonta»—. Joder— masculló, alejándose de mí, mirando en los cajones de una de las mesillas—, yo aquí no tengo— se hundió decepcionado en el colchón—. Hostia puta, se nos jodió el chollo.
     — ¿No llevas en tu cartera?— pregunté.
     — Curiosamente no— repuso—. No pensé que fuera a necesitarlos.
     — Deberías poner solución a este tipo de cosas de ahora en adelante— me dejé caer sobre el colchón—. En mi bolso beige de Valentino. Está colgado del perchero derecho de la pared de la habitación de tu hermana. Segundo bolsillo de la izquierda, al lado de los chicles.
     Harry se levantó de la cama como una exhalación, moviendo un perfecto y marcado trasero desnudo con una gracia fascinante mientras salía de su dormitorio para ir a de Gemma. Al cabo de algunos segundos entró de nuevo, mirando estupefacto los preservativos.
     — ¿En el bolso? ¿Llevas condones en el bolso?
     — Una nunca sabe lo que puede pasar— susurré—. Y no digas vulgaridades, Harry.
     Se encargó de ponérselo en cero coma cero. Me tumbé, apoyando firmemente la cabeza en las almohadas y tomando aire. Los pechos me subían y bajaban con fuerza, los músculos del vientre los tenía contraídos y el cuerpo entero me temblaba por la excitación. Se puso a horcajadas sobre mí al borde del éxtasis.
     — ¿Segura?— me susurró al oído.
     — Por favor.
     Sonrió divertido, me dio un largo beso en los labios y me penetró despacio. Me retorcí de placer. Harry había abierto un hueco donde nunca nadie había llegado. «Ninguno de los anteriores es como Harry». Harry era más... grande. En todos los sentidos. Jadeó contra mi boca. «Nadie es como Harry». Comenzó a moverse despacio.
     — ¿Quieres que pare?— jadeó.
     — Ni se te ocurra— logré decir.
     Como hubiera escrito Noelia Amarillo, me hizo el amor suavemente, entrando y saliendo de mí como se entra a un santuario a implorar un gran milagro. Con humildad y amor. Entrando y saliendo sin perder el ritmo, alargando el placer. Entrelazamos nuestros dedos sobre las sábanas sin apartar la mirada el uno del otro. Estaba a punto de perder el control, ya no era dueña de mis actos. 
     Harry se mordió los labios y se lanzó sobre mi boca, con delicadeza. Todos sus movimientos eran delicados. Era nuestra primera vez, juntos. Algo que cambiaría nuestra relación a mejor. Temblé por la presión ejercida, pero no fue en absoluto doloroso. Era bonito, delicado y completamente nuestro. Durante unos largos minutos, la presión y los enfados se vieron extinguidos por algo tan delicioso como la entrega de algo importante a alguien importante.
     Enlazó sus manos con las mías y comenzó a besarme de nuevo, introduciendo su lengua en mi boca. Jamás dos cuerpos habían estado tan acordes como los nuestros. Vibraban al unísono y sentían lo mismo. Me revolví sobre el colchón sintiéndole muy dentro de mí y solo pensarlo hacía que mis caderas se movieran con él, buscándole con desesperación.
     Solo él podía transportarme a otro mundo.
     Me agarré con fuerza a sus manos, buscando más contacto, cosa que en esos momentos era verdaderamente imposible. Su tacto era delicioso y aquello solo me demostró que Harry era mío. Nada ni nadie podría volver a destrozarnos.
     Todo adquirió un nuevo ritmo y se volvió más violento.
     Dejó de ser un acto amable. Desaparecieron los besos delicados y las caricias suaves. Fue el encuentro entre dos maneras de vivir, pensar y sentir. No fue desesperación ni sexo. Fue el choque entre dos voluntades que —inconscientemente y gracias a un joven que se hacía llamar Liam— caminaban en la misma dirección. Dejó de ser un acto lento y cuidadoso. Fuimos cuerpo, alma y corazón unidos hasta que el corazón explotó en mil pedazos, el alma nos abandonó y nuestros cuerpos se perdieron en el placer.
     Un momento en el tiempo en el que los sentimientos verdaderos tomaron las riendas.
     Mis pensamientos se dispersaron y mi cuerpo se puso rígido. Era todo sensación. Y poco a poco, con infinito amor, ambos nos dejamos llevar por el orgasmo.


     Segundos después se derrumbó sobre mí. Todavía jadeando, abrí los ojos, y Harry apoyó su frente en la mía. Tenía los ojos cerrados y su respiración era irregular. Se inclinó sobre mí para besarme en la frente con delicadeza y lo sentí deslizarse cuando se giró para quedar tumbado a mi lado.
     Algo en mi interior se desmoronó, como si me faltara algo: él.
     Quería a Harry conmigo, en mi cama. Cada noche y cada día. A mi lado. Quería su ternura y su pasión, su carácter arrogante, protector y cariñoso. Quería que soñara con conmigo. Pasar con él todas las horas del día y de la noche. Quería ser parte de su vida, y que él fuera parte de la mía.
     «Tonterías» pensé.
     Me abracé a él, paseando mi mano por su pecho, que bajaba y subía con velocidad. Tenía el pelo revuelto —la coleta se le había medio deshecho—, las mejillas sonrosadas y los labios hinchados. Le abracé con fuerza. No quería dejarle escapar. Harry era mío y no dejaría que nadie nos separara, nunca más. Y menos después de aquello.
     Me rodeó la espalda y me acercó a él. Me besó la frente.
     — ¿Te he hecho daño?
     — ¿De verdad quieres saberlo?
     — Solo quiero saberlo— insistió.
     Levanté el rostro y le miré divertida.
     — Ha sido increíble— sentencié, en un susurro—. Me recuerdas a Christian Grey— introduje mi mano en sus rizos—. Había oído que eras una máquina del sexo, ¿pero tanto?
     — ¿Christian Grey?— alzó una ceja, divertido—. ¿Tú también vas de niña buena y escondes libros eróticos en la estantería? ¿Cómo es que mi novia lee literatura erótica y yo no me he podido dar cuenta? Tengo que leer uno de esos.
     Hice una mueca. Él se mordió el labio inferior y sonrió. Me dio un casto beso en los labios.
     — Ahora vuelvo— me informó, mientras salía de la cama y me dejaba en medio de un lío de sábanas, desnuda.
     — ¿A dónde vas?— pregunté, tapándome con la funda nórdica el pecho desnudo.
     — A por chocolate.
     — ¿Chocolate? ¿Quieres chocolate después de un polvo?— pregunté de nuevo.
     — Después de hacer el amor— me corrigió—. Tengo hambre. ¿Qué quieres que le haga? Soy un saco sin fondo. Necesito reponer fuerzas.
     Se encogió de hombros y salió de la habitación, dejándome en la cama desnuda y sola. Me tumbé y me aparté las sábanas de encima para contemplar mi cuerpo. Era el mismo que dos o tres años atrás, pero por el contrario había cambiado de dueño. Víctor había salido de mi vida de una manera garrafal y su puesto había sustituido por aquel chico de ojos verdes.
     Harry entró en el dormitorio con dos tabletas de chocolate, una de ellas abierta, mientras masticaba una onza. También iba cargado con nuestras prendas desaparecidas durante el agresivo encuentro en el piso de abajo y lo lanzó todo contra el sillón.
     — No es plan de que mi madre lo vea— dijo—. Le daría un brote instantáneo de psicosis.
     Se tumbó a mi lado y me tendió la tableta abierta. No pude resistirme a la tentación y acepté, abrazándome a él, que me rodeó la espalda con el brazo libre, mientras comía chocolate.


     — Bueno, ¿cómo vamos a ir a Cork?— me preguntó, con la boca llena—. ¿Tenemos que sacar los billetes? ¿Cuándo saldremos de aquí?
     — Lo tengo todo organizado. Salimos el sábado. Tenemos que ir hasta el aeropuerto de Mánchester. Nuestro vuelo sale a las siete de la tarde y llegaremos a Cork sobre las ocho y media. He encontrado un sitio donde alquilar un coche. No confirmé nada porque supuse que querrías escoger vehículo.
     — Gracias— dijo sonriendo.
     — He hablado con Gemma— continué—. Ella y Robin tienen que ir a Londres para hacer unos recados, así que ella nos llevará con tu coche hasta el aeropuerto. Después irán hasta allí con dos coches: ella con el tuyo y Robin con el suyo. Dejará el Land Rover en tu garaje y volverá con Robin en el BMW.
     — ¿Cuándo has hecho todo eso?— preguntó frunciendo el ceño.
     — Antes de que viniéramos aquí— le informé con una sonrisa—. Lo tengo todo organizado desde hace más de un mes. Esto lo hablé con Robin y tu hermana hace unas semanas.
     — Em— me interrumpió—, ¿cómo es tu familia?
     — ¿De verdad quieres saberlo?— pregunté y él asintió—. Puedes buscarlo en internet: sale todo— hizo una mueca y reí por lo bajo—. Mi madre es muy bonachona, jamás haría daño a una mosca. Es como la tuya. Mi padre es..., bueno, es muy serio con lo que hace. Es un luchador incansable...
     — Como tú— intervino él.
     — .... mi hermano es como Víctor, físicamente, quiero decir. Tienen exactamente el mismo cuerpo. Ver a Chad en calzoncillos de espaldas es como ver a Víctor. Aunque no sé si podrá ir. Es posible que tenga una premiere en Nueva York. No hace falta que te hable de Madison, ya la conoces.
     — ¿Por eso te fuiste a vivir a Londres? ¿Porque no soportabas la idea de tener que ver a tu hermano convertido en tu ex caminando en gayumbos por la casa?— preguntó, riendo.
     — Por eso también— afirmé, entre risas.
     Se hizo un desagradable silencio. Harry paseó los dedos por mis tatuajes y se detuvo en los cortes que me hice antes de Navidades en Londres, antes de que discutiéramos por Cara. 
     — Están cicatrizando— se limitó a contestar.
     — Sí— murmuré—, lo están haciendo.
     — Aún no me entra en la cabeza cómo...— se le quebró la voz—, cómo fuiste capaz de hacerlo. No solo esto, sino también la sobredosis— tragó saliva—. Aquel día entré en la habitación de Niall. Estábamos a punto de empezar la gira por Irlanda y ya estábamos reunidos en el hotel preparando los ensayos. Lou Teasdale estaba peinándole y a mí me iba a cortar el pelo. Louis encendió la tele y en las noticias..., puedes imaginártelo. Nos quedamos en estado de shock.
     — Harry, no...
     — Entré en tu Twitter inmediatamente— me interrumpió—. Pensé que sería otra invención más de los medios, pero cuando leí tus últimos tweets… Lloré. Solo recuerdo que lloré. Aquel día pensé que mi mundo se había venido abajo— reveló—. Cuando dijeron que habías sido ingresada de urgencia por auto-lesiones y una grave sobredosis, creí que morirías. De verdad pensé que no saldrías de aquella y yo habría sido el culpable de todo.
     — Deja de culparte.
     — Todos nos esforzamos mucho por un objetivo común— continuó— y se nos olvidó pensar que, a veces, el camino escogido para llegar a ese famoso objetivo no es el adecuado— murmuró—. El día que fui a verte por la noche al centro de desintoxicación y te vi en aquella maldita cama, con mi sudadera...— tomó aire—. Te vi tan pequeña y débil que…, me sentí impotente. No podía hacer nada para ayudarte porque eras tú la que tenía que luchar sola. Y yo…, yo…
     — Basta— le interrumpí—. Por favor, basta.
     — Si te hubiera pasado algo, no me lo podría haber perdonado jamás.
     Le di un casto beso en los labios y me abrazó.
     Tumbado a mi lado, abrazándome por la espalda y más calmado, Harry era lo más parecido a un Dios griego. El pelo le caía de manera alborotada sobre la frente y se le pegaban los rizos a las sienes por el sudor. Los ojos miraban hacia ningún sitio con una calma impactante y las comisuras de la boca le vacilaban de vez en cuando. Sus manos eran grandes y delgadas, en las que las venas adquirían un gran protagonismo; desde sus palmas, subían por sus brazos hasta perderse en sus hombros. Pasé mi mano por sus abdominales. Los acaricié despacio, recorriendo los huecos entre ellos. Sus piernas, largas y definidas, descansaban sobre el colchón. Alcé la mirada. «Las mejores piernas que he visto nunca» pensé.
     — Deja de mirarme— dijo de golpe, despertándome del ensimismamiento.
     Bajo su mirada hacia mí y me escrutó el rostro mientras sonreía.
     — ¿En qué piensas?— pregunté.
     — En ti— susurró—. Jamás he sentido esto por nadie. Te lo aseguro.
     — Yo tampoco— y le besé con sutileza. Un beso cargado de amor, confianza y compromiso. «Compromiso» rezongué. No estábamos comprometidos pero había un tercer factor que tomaba un papel importante en nuestra relación, y era el compromiso. 
     Qué irónico.
     Me sujetó el rostro entre sus manos, apoyando su frente en la mía, y cerró los ojos.
     — Te quiero, Emma Wells.
     Nos fundimos en un abrazo, sabiendo que a partir de aquel momento nada volvería a ser como antes. Las cosas habían cambiado. Escondí mi rostro en la curva de su hombro e inhalé su olor a sudor y colonia, mientras él acariciaba mi pelo.
     — Jamás dejaré que te pase nada, te lo prometo— susurró en mi oído y me separé de él, bruscamente.
     — Has hablado con mi padre— no era una pregunta.
     Tragó saliva y se pasó la mano por el pelo alborotado.
     — Me llamó antes de que fuéramos a cenar, después de que tú y yo habláramos. Me lo ha contado todo, ya sabes..., lo del juicio. Cuando entraste después de hablar con él, en la cena, supe lo que había ocurrido. No has hecho nada.
     — Incumplí el contrato— afirmé.
     — No— negó— No lo has hecho. Lo falsificaron. Te engañaron, Emma. No has hecho nada malo y no voy a permitir que te juzguen equivocadamente, ¿de acuerdo? Tu lugar está conmigo, a mi lado.
     Acto seguido, me abrazó por detrás, encajando su rostro en la curva de mi hombro, mientras inhalaba el olor de mi cabello, y dejando que apoyara mi cabeza en uno de sus brazos. Entrelacé mi mano con la suya y nos dormimos. Desnudos, sudorosos y bañados en una misma esencia.
     Efectivamente, el todo era mayor que la p
arte. Él y yo habíamos dejado de ser partes separadas.

     Éramos el todo.

27 comentarios:

  1. TU YA HAS TENIDO QUE FOLLAR PARA DESCRIBIRLO COMO LO HAS HECHO.
    O SEA, PUTA. ME HAS DESTROZADO EN MILLONES DE PEDAZOS, LOS HAS ENTERRADO BAJO TIERRA Y ESA TIERRA LA HAS TIRADO AL MAR, ASÍ MODO FUNERAL TIPO AMERICANADA. MI VIDA SE HA IDO A LA MIERDA POR TU CULPA Y CLARO, ¿AHORA COMO PUEDO VIVIR YO? NO, LO SIENTO. NO PUEDO VIVIR.
    INTENTARÍA ESCRIBIR EN MINÚSCULAS, PERO NO PUEDO PORQUE ME HAS FRUSTRADO Y CLARO, NO PUEDO. ES QUE NO PUEDO.
    NO PUEDO, JODER.
    TE ODIO, TE QUIERO, ME ALEGRO DE QUE HAYAN FOLLADO Y JODER, EMMA NO PUEDE IR A LA CÁRCEL, NO AHORA.
    QUIERO A UN TÍO QUE ME FOLLE DURO, COMO HARRY. POR FAVOR, QUIERO A UN TÍO ASÍ PARA EL RESTO DE MI VIDA. DIOS, DIOS, DIOS. MIS PUTOS OVARIOS, AY LA VIRGEN SANTA. ME FUI A LA MIERDA.

    ResponderEliminar
  2. HAS ACABADO CONMIGO. O SEA, DIOS. HACE CALOR, ¿NO?

    ResponderEliminar
  3. DIOS MÍO PEDAZO DE CAPÍTULO, ESTO ES DEMASIADO PARA MÍ. "Te quiero, Emma Wells. Más de lo que nunca he podido querer a nadie." *sigh* lloro mucho YO QUIERO UN CHICO COMO HARRY EN MI VIDA (O A HARRY). Y EMMA NO PUEDE IR A LA CÁRCEL, NO. NO SOPORTARÍA QUE AHORA SE SEPARASEN OTRA VEZ :'( Bueno, siguiente cielo <3 @bradfordgirls_

    ResponderEliminar
  4. Voy a escribirte en mayúsculas para que te parezca que estoy convulsionándome y gritándote (es lo que estoy haciendo)...
    ME CAGO EN MI DIOS BENDITO, PATRICIA. LA AUTORA DE 50 SOMBRAS DE GREY" ES UNA CACA GRANDIOSA COMPARADA CONTIGO. ME HE PUESTO CACHONDA HASTA YO, Y NO ESTOY EXAGERANDO PARA NADA. ESO ES FOLLAR EN MAYÚSCULAS, Y LO DEMÁS SON TONTERÍAS. QUÉ CALENTURA DE OVARIOS, POR DIOS DE MI VIDA Y DE MI CORAZÓN. Y LO DE QUE COME CHOCOLATE DESPUÉS DE FOLLAR HA SIDO SDJHSKJHVDGJDGKLNVDJFKDLS HAROLD, DÉJAME PROBAR A MÍ TAMBIÉN. ENZÉRIO, QUE ME HAS MATADO. QUE ESTOY VOMITANDO ARCOIRIS Y CAGANDO MIERDAS DE PURPURINA POR TU CULPA. ME E EKSZITÁDO MUXÍSIMO. SIGUE PRONTO, PATRI, O CREO QUE ME ACABARÁ DANDO UN JAMACUCO.

    @sheeranftpayne, FIEL LECTORA, MEJOR PERVERTIDA.

    ResponderEliminar
  5. POR TU VIDA, PATRICIA. POR TU PUTA Y SANTA VIDA.
    NO PUEDES ESCRIBIR ESTO, ¿CÓMO COÑO ESTUDIO YO AHORA? O SEA, ESTOY CACHONDA PERDIA' Y CLARO, LUEGO PASA LO QUE PASA. DEBERÍA PATENTAR MUÑECOS HINCHABLES DE HARRY Y VENDERLOS, CON UN PENE COMO EL SUYO Y VERÁS QUE FAB TODO.
    NO, EN SERIO. O SEA ES QUE RJDSKLFJASDLÑFJALDSFJALDSFJALDSF NO TENGO PALABRAS, JURO QUE NO TENGO PALABRAS. ESTOY NECESITADA DE UN HOMBRE (HARRY). ES QUE, JODEEEEEER, TE ODIO MUCHÍSIMO. VOY A VIVIR FRUSTRADA POR TU CULPA Y ADEMÁS ESCRIBES MUY BIEN Y YO HE PENSADO QUE ERA EMMA Y CLARO, MI VIDA HA PERDIDO TODO SU SENTIDO Y ME MUERO.
    ME VOY A MORIR POR TU PUTA CULPA.
    SERÍA FACIL QUE EMMA EXISTIERA, QUE YO FUERA EMMA, HARRY SE ENAMORARA DE MÍ, ME FOLLARA FJSKALFJALDSÑJLAD Y TUVIÉRAMOS HIJOS.
    ¿VERDAD? PERO NO, YO VIVIRÉ SOLA Y MORIRÉ FRUSTRADA POR SU CULPA Y POR LA SUYA. GRACIAS, PATRICIA.
    TE QUIERO, NENA.

    ResponderEliminar
  6. Cada capítulo te superas más. Que adorable Harry aiiiis que me lo como :$

    ResponderEliminar
  7. ME HE QUEDADO SIN PALABRAS, MADRE MIA PATRI MADRE MIA.
    ES QUE TU VES NORMAL QUE MINUTOS DESPUES DE VER EL NUEVO ICON DE HARRY ME PUEDES HACER ESTO? FRUSTRCION MAXIMA
    HARRY VEN QUE TE VOY A DAR LO TUYO.
    LLAMAME PERVER PERO ME IMAGINO ESO Y OMFG NECESITO OXIGENO Y A HARRY CERCA MIA.
    TANTO ESPERAR HA MERECIDO LA PENA ASDFGHJKLMNB
    NO SE COMO ME VOY A PONER A ESTUDIAR DESPUES DE ESTO.
    GRACIAS PATRI :))))))))))))))))
    ESO DE QUE EMMA LE DIGA "DESPUES DE HECHAR UN POLVO" Y DIGA EL "DESPUES DE HACER EL AMOR" ES TAN BONITO QUE :')))) QUIERO UN NOVIO ASI.
    ME HA ENCANTADO ESTE CAP SRSLY!!
    NO TARDES EN SUBIR EL PROXIMO BITCH.
    ILY<3
    Pd_ me has dejado muy frustrada mi vida ya no sera lo mismo JAJAJAJA no enserio estas cosas no se hacen Patri.
    @iflywith5idols

    ResponderEliminar
  8. EN SERIO HAS ACABADO CONMIGO :( PUTA VIDA TETA

    ResponderEliminar
  9. JO-DER. NO TENGO PALABRAS. VAMOS A DEJARLO AHÍ. JO-DER.

    ResponderEliminar
  10. EN SERIO HAS ACABADO CONMIGO . DESDEPUES DE QUE TENGAN UN MOMENTO DE SEXO SALVAJE HACES QUE SE CONVIERTA EN LA COSA MAS TIERNA DEL MUNDO . AHORA TENGO HARRY FEELS , ESE NO DEJARE QUE TE PASE NADA ME HA MATADO COMPLETAMENTE . AHORA NO NOS DEJES A SI POR DIOOOS TIENES QUEBSUBIR PRONTO CAPITULO YAAAA

    ResponderEliminar
  11. POR DIOS POR DIOS POR DIOS LA VIRGEN Y EL NIÑO. PERO ME PUEDES EXPLICAR COMO ESCRIBES TAN BIEN NIÑAAA??? COMO MANDES A EMMA PA' LA CARCEL TE MATOOOO!!! PORDIOS EL SIGUIENTE YAAAAA PERO YA Y YA, GRACIAS POR AVISARME, soy @NerLozano ♥

    ResponderEliminar
  12. TÍAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA.
    MIS PUTOS FEELS, HOSTIA PUTA. ESTO ES MUY FUERTE, DIOS.
    ¿CÓMO COJONES ERES CAPAZ DE ESCRIBIR TAN JODIDAMENTE BIEN? HA SIDO COMO SI FUERA YO EL QUE LO ESTUVIERA HACIENDO CON EMMA (?)
    JODER NENA, SUBE EL SIGUIENTE YA, POR FAVOR.

    ResponderEliminar
  13. PERO QUÉ COÑO HACES POR EL AMOR DE DIOS. AHORA VOY A VIVIR FRUSTRADA POR TU CULPA Y NO ES BUENO OK. JODER JODER ES QUE SBDSNDSISNDBSODBSISJJSNS
    ME HE ENAMORADO DE TU NOVELA, PORQUE ESCRIBES GENIAL Y ENCIMA ES OADBSISBDHSNSHS Y AHORA EL FNAL ES TO BONITO PORQUE LAHSSJBSZJSNSJSNSJS DIOS, ME ENCANTA. ESTARÉ FRUSTRADA TODA MI LAIF, @liamswear_

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. DIOS MIO VIRGEN SANTISIMA Y TODOS LOS SANTOS,¿COMO ESCRIBES TAN BIEN Y YO NO SOY CAPAZ DE HACER UNA REDACCION?
    YO QUIERO SER COMO EMMA DIOS,MEJOR DICHO QUIERO SER EMMA.
    ¿TU HAS EXPREIMENTADO LO DE EMMA NO? PARA DESCRIBIRLO TAN BIEN EH.
    SIGUIENTE YA POR DIOS PD:NO MANDES A EMMA A LA CARCEEEEL.
    @MarinaBM24

    ResponderEliminar
  16. NO HAY DERECHO PATRICIA, NO HAY DERECHO. LLEVO DESDE QUE EMPECÉ A LEER TU NOVELA PREPARÁNDOME PARA ESTE MOMENTO, PERO ES QUE HAS ROTO TODOS LOS ESQUEMAS. ¿COMO MIERDAS SE PUEDE NARRAR TAN BIEN UN POLVO, HIJA MÍA? ES QUE HAN PASADO DE UN ÉXTASIS TOTAL A UN MOMENTO TAN ROMÁNTICO QUE ME HA DEJADO HACIENDO LA CROQUETA CALLE ABAJO.
    HE ADORADO EL MOMENTO ESE DE CUÁNDO COMEN CHOCOLATE. ES QUE HARRY ES CUPCAKE HASTA PA' ESO. POR FAVOR, TE RUEGO Y TE IMPLORO QUE NO DEJES QUE EMMA ENTRE EN LA CÁRCEL, NO AHORA. SÍGUELA PRONTO, QUE QUIERO VER COMO DESPIERTAN DESPUÉS DE ESA NOCHE SALVAJE.
    @bradf0rdseal_

    ResponderEliminar
  17. ¿HAS LEÍDO 50 SOMBRAS DE GREY? JFKLSAFJALSDFJALDFJA, CON RAZÓN HAS ESCRITO ESTE CAPÍTULO. LOS LIBROS ERÓTICOS NOS PUEDEN VOLVER MUY LOCOS Y PERVERTIDOS, ESENCIALMENTE PERVERTIDOS. JFKSLFAJDSLFAJDLFA.

    ResponderEliminar
  18. ¿WHAAAAAT? AQUÍ ASEEEH'MUSHO CALOR EH. DIOS MIO PWUSLSYWUS PUTA PATRI. ESO ES SEXO Y LO DEMÁS GILIPOLLECES. OLÉ HARRY STYLES BARRA DIOS DEL SEXO= CHRISTIAN GREY. ME MUERO. ESTABA YO MÁS NERVIOSA QUE EMMA JAJAJA QUE CALENTON JAJAJA. MUY BIEN NARRADO ESE POLVACO SI SEÑORA. NI E.L JAMES NI LA MADRE QUE LA TRAJO JAJAJA TÚ Y SOLAMENTE TÚ. ME HAS ROTO EN PEDAZOS Y AHORA QUE HAGO EH. BUENO YA PARO JAJAJAJA. CADA DÍA TE SUPERAS MÁS PATRI<3 ERES LA PUTA AMA.

    ResponderEliminar
  19. PATRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII MI AMORRRRRRRRRRRR SIGO RELAJANDO LAS TETAS TODAVÍA SIENDO QUE LEÍ EL PUTO CAPITULO AYER, JODER, TIA, HOLA, SOS, BRAGAS, AIRE, DONDE ESTOYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY?

    YA SABES QUE NO PUEDO COMENTAR DESDE EL MOVIL QUE NO ME DEJA Y LO HAGO MÁS TARDE CUANDO TENGO OPORTUNIDAD DE PILLAR EL COMPIUTA.

    DIOS MIO PATRI TU, COMO PUEDES ESCRIBIR ASI TAN PORNO???

    SE ME CAYERON LAS BRAGAS.

    LAS SIGO BUSCANDO.

    SON NEGRAS, POR SI LAS ENCUENTRAS.

    DIOS, DE VERDAD IBA A ACABAR EMPOTRANDO A HARRY CON LA PARED, QUE ME HAGA SUYA SI NO LO HAGO YO ANTES MIO.

    SONIA, TRANQUILIZATE. UNA MIERDA, NO ME TRANQUILIZO, DIOS PATRI ESTO ES MUY MALO PARA MI SALUDDDDDDD.

    Y ENCIMA HARRY: "Yo no follo, hago el amor"

    HARRY HAZME EL AMOR, O FOLLAME, COMO LO QUIERAS HACER PERO HAZME SENTIR QUE TÚ Y YO SOMOS UNO.

    LO SIENTO POR NO PONER TODOS LOS SIGNOS DE INTERROGACIÓN/EXCLAMACIÓN/ACENTOS PERO ES QUE NO PUEDO NI CENTRARME PARA ESO, ESCRIBO TAL CUAL SALE.


    Y ENCIMA TO' CUIDADOSO, "¿TE HE ECHO DAÑO?"

    ¿¿¿¿¿¿¿¿PERO ESTÁS LOCO??????? Y SI LE HAS ECHO DAÑO HAZME A MI ESE DAÑO, MUCHO MÁS FUERTE.

    AY MADRE MÍA QUE MAL ESTOY

    MENUDO CALENTÓN.

    TE LO JURO QUE TENGO LA PIEL DE GALLINA, ME ACABA DE ENTRAR UN ESCALOFRIO, SOS JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ AY DIOS QUE MAL ESTOY

    EN SERIO PATRI QUE HARRY ES MI PUTA DEBILIDAD Y LO SABES MEJOR QUE NADIE, LA VIDA DE LAS HARRY GIRLS SE VA AL CHORI, A LA MIERDA, POR UN PUENTE SE CAE..

    ¿Y COMER CHOCOLATE DESPUÉS DE FOLLAR? ¿CHOCOLATE? ¿MI SEGUNDA ADICCIÓN? ¿MI PRIMERA Y SEGUNDA ADICCIÓN JUNTAS? realmente quieres matarme. HOSTIA SI EXISTE EL BOTÓN DE MINÚSCULA Y TODO.

    DIOS EN SERIO ME DUELE QUITAR LAS MAYÚSCULAS SIENTO QUE ME DUELE HACERLO BC OF FEELS.

    NADA TÍA QUE CADA VEZ TE SUPERAS MÁS, PERO CUIDADO, NO HAGAS TANTO PORNO Y NO A MENUDO QUE NECESITO SOBREVIVIR QUE ME CONSIDERO TODAVÍA JOVEN PARA MORIR Y QUIERO HACER TODAVÍA UN MONTÓN DE COSAS EN LA VIDA.


    TE QUIERO MIL PATRI.


    LA LOCA DE STYLES AKA HARRYVERSE EVEN U KNOW WHO I AM JUST READING THISSSSSSSSSSSSSSS BIG COMMENT.

    pd; ENCIMA HARRY DE DIOS GRIEGO TIA QUE YO SÉ PERFECTAMENTE QUE ES UN PUTO DIOS GRIEGO Y ENCIMA MIRA EL PUTO ICON QUE S EPUSO AYER, CADA VEZ ESCRIBO MÁS RAPIDO, ME SUBO DE VUELTAS SOS. QUE ENCIMA ESA POSE CON LAS MANOS A LO REZO, YO SI QUE REZO HIJO MIO, POR PODER SOBREVIVIR CADA PUTO DIA POR TU EXISTENCIA EN EL MUNDO DE LOS HUMANOS.


    love, Sonia.

    ResponderEliminar
  20. POR CIERTO AHORA QUE LEO LOS DEMÁS COMMENTS YO PONGO LA MANITA EN ALTO PORQUE SAQUEN HINCHABLES DE HARRY, QUE UNA NECESITA COMPLACER SUS NECESIDADES Y TAL

    - harryverse

    ResponderEliminar
  21. Pensando más, si todas estamos que nos subimos por las paredes y que estamos ya que no sabemos si autosatisfaccernos, TU COMO HAS ESTADO AL ESCRIBIRLO PATRI?????

    ResponderEliminar
  22. TENGO DOS TEORIAS
    1.Tu te has follado ya a Harry y no nos lo quieres decir.
    2.Tu te has leído 50 Sombras De Grey.
    ¿Cuál es?Yo me inclino más por la primera,oSEA COMO HAS SIDO CAPAZ DE ESCRIBIR SEMEJANTE COSA,AMOS A VER,QUE LA AUTORA DE 50 SOMBRAS ES MIERDA COMPARADS CONTIGO,SOS(no me lo he leído)
    AY DIOS,YA NO SE QUE HACER CON MI VIDA,ME HE FRUSTRADO MUCHO,HAS PASADO DEL EXTASIS A UN MOEMENTO ROMANTICO QUE ME TIENE HACIENDO LA CROQUETA POR EL SUELO LLORANDO A MOCO TENDIDO CUAL NIÑA PEQUEÑA.
    YO QUIERO UN HARRY EN MI VIDA POR FI:-) Ya,ya se que es imposible y que acabre sola,you know.
    Y AHORA SE MAJA Y SUBE EL SIGUIENTE PARA EVITAR QUE ME ALGO,¿TRATO HECHO?*carita de niña buena* Sigue así cielo.@fixmelukey

    ResponderEliminar
  23. PERO QUÉ HACES CON TU PUTA VIDA?¡¡'¿?¿?¿?¿?¿? OH MI DIOS SANTO DE TODAS LAS VÍRGENES AMÉN Y QUE DIOS TE ILUMINE EN LA VIDA QUE TE ESPERA.

    NO ME EQUIVOCABA NO.
    NO ME EQUIVOCABA CUANDO DECÍA QUE ESTO SERÍA MEJOR QUE 50 SOMBRAS.
    ERES UNA COCHINA PERVERTIDA PERO TE AMO.

    TE VOY A ESCRIBIR EN MAYÚSCULAS PORQUE EL CAPÍTULO LO MERECE Y ASÍ PARECE QUE TE CHILLO Y MOLA.
    YOLO.

    TENGO LOS FEELS A FLOR DE PIÉL POR ESTO, NO PUEDO NO PUEDO. QUE POR FIN HAN FOLLAO' DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS.
    RESPIRA LAURA, RESPIRA.
    http://media.tumblr.com/tumblr_mf201xZ1JB1ruwpeo.gif

    DEBO CONFESARTE QUE HE LEÍDO LAURA CADA VEZ QUE DECÍA EMMA. NO HE PODIDO EVITARLO.
    ES QUE TIO
    HE MUERTO CUANDO ELLA LE EMPEZABA A BESAR A HARRY POR TO ESE CUERPO SERRANO QUE TIENE Y ÉL DICE QUE PARE BCS ESTÁ DEMASIADO CACHONDO Y LOOOOOL.
    NO PUEDO EH, NO PUEDO.

    CON ESTO 'Harry era más grande, en todos los sentidos' ME HE MEADO VIVA. ERES UNA PERVERTIDA JAJAJAJAJAJJAJAJAJAA PERO IT'S TRUE (?)
    Y LUEGO HARRY QUE NO SABE DESABROCHAR EL SUJETADOR, HAROLD PLS.
    ESO SE PRACTICA ANTES CON UNA MUÑECA HINCHABLE O ALGO. VALE NO.

    AY CHICA, LE HAS DADO ESE TONO ROMÁNTICO CON EL 'TE HE HECHO DAÑO?' PERO DIOS, ESO NO TE LO PERDONO PORQUE AHÍ HE PERDIDO LAS BRAGAS NÚMERO 4870938 QUE ME PONÍA PARA SEGUIR LEYENDO EL CAP EN CONDICIONES.

    Y CHOCOLATE. EL PUTO CHOCOLATE. AMO EL DICHOSO CHOCOLATE MÁS QUE A MI VIDA Y AMO HARRY TOO. SO... HARRY HAZME EL AMOR, PORQUE TU NO FOLLAS, Y DESPUÉS NOS PONEMOS HASTA EL CULO DE CHOCOLATE SI QUIERES. UN KISS.
    Si Harry supiera español y leyera este comentario me denunciaría por abuso sexual a distancia. Y me pondría una orden de alejamiento. Fact.

    BUENO, QUE RESUMIENDO. MIS OVARIOS HAN EXPLOTADO MIL QUINIENTAS VECES CON ESTE CAP Y QUE NECESITO MÁS ASÍ. Aunque lo pase mal leyendo bcs feels y porque sé que moriré sola rodeada de gatos, me encanta leerlos porque soy masoca o algo.
    BIEEEEN.
    Bueno, espero el siguiente cap pronto. I LOVE YOU SO SO SO SO SO SO SO SO SO SO MUCH.
    Att: Una lectora a la que has frustrado sexualmente, una vez más, con tu novela.

    ResponderEliminar
  24. Creo que deberías escribir más capítulos hot, madre mía qué de comentarios de Pervertioners JAJAJAJAJAJAJAJA En fin, que ahí voy yo:

    Pero, pero, pero ¡¿qué?! ¡¿Qué cojones ha sido eso?! Tengo varias conclusiones; tú, sí tú, has follado; eres muy guarra o eso es lo que quieres hacer con Louis. ¿He acertado? Tampoco quiero saberlo, para mí lo que tu quieras hacer con Louis... Yo ahí no me meto, eso es cosa tuya, saes. JAJAJAJAJAJAJAJA Vale, ok, me he pasado, lo siento.

    Me ha entrado mucho calor mientras leía el capítulo, mi hermano me ha preguntado si tenía fiebre porque he dicho "Joder qué calóh de repente, no?" me ha mirado de arriba a bajo y se paró en mis mejillas, rojas como fresas. El caso es que iba con el pijama corto y estaban todas las ventanas abiertas, so... tengo fuegos internos *cara pervertida del wa*

    Emma no poder ir a la cárcel no ahora. Ella tener que quedarse con Harry, ella deber hacerlo. Tú deber escribir otro capítulo. Tú deber ser menos pervertida. ESO ES IMPOSIBLE TENIENDO A ESTOS 5 IDIOTAS COMO ÍDOLOS AY AY JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    En fin, voy a dejarlo ya, creo que el porro está viniendo malo o argo... JAJAJAJAJAJA Vale, Rachel ya está bien, relaja la raja, madafaka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, que una vez más se me ha olvidado poner mi twittah. @Rachelforever99 <3

      Eliminar
  25. SOCORRO, MIERDA, JODER. Me siento sola.

    ResponderEliminar